Posts Tagged ‘Roberto Bolaño’

Halcones y palomas – Nocturno de Chile

noviembre 25, 2011

Al Padre Urrutia Lacroix le proponen viajar a Europa para estudiar los métodos de conservación de las catedrales. Allí, descubre que la técnica consiste en el uso de halcones, que aniquilan a las palomas antes de que puedan dañar los monumentos. En Burgos, el padre Antonio le hace partícipe de sus dudas:

…y el padre Antonio me dijo que había pensado, he pensado, dijo, que tal vez no es una buena idea esto de los halcones, porque aunque preservan a las iglesias del efecto corrosivo y a la larga destructor de las cagadas de paloma, no había que olvidar que las palomas eran como el símbolo terrenal del Espíritu Santo, ¿verdad?

En Nocturno de Chile, de Roberto Bolaño, Sebastián Urrutia Lacroix, sacerdote , crítico literario y poeta mediocre, repasa su vida en una noche febril en la que cree que va a morir.  Confesión, justificación y delirio a partes iguales. 140 páginas y un único párrafo, en el que narrador se consagra a “aclarar algunos puntos” de su vida en los días de la dictadura de Pinochet.

Roberto Bolaño

Anuncios

Sesión de lectura

enero 27, 2011

Hoy ha salido a la venta en España lo nuevo de Roberto Bolaño, “Los sinsabores del verdadero policía”.

Los sinsabores del verdadero policía

En una carta de 1995, Bolaño comentaba “Novela: Desde hace años trabajo en una que se titula Los Sinsabores del Verdadero Policía y que es MI NOVELA. El protagonista es un viudo, 50 años, profesor universitario, hija de 17, que se va a vivir a Santa Teresa, ciudad cercana a la frontera con los USA. Ochocientas mil páginas, un enredo demencial que no hay quien lo entienda”.

El ocaso, extracto de 2666

abril 1, 2010

Entre las múltiples historias que se entrelazan para formar la novela 2666 de Roberto Bolaño, está la de un escritor soviético llamado Efraim Ivánov. Bolaño cuenta el argumento de la novela con la que Ivánov alcanzó el éxito, y se puede leer pulsando aquí.

Sobre el mito Bolaño

diciembre 19, 2009

No sé si sea mi mala suerte o si a otros colegas también les sucedió, pero cada vez que me encontraba en territorio estadounidense -podía ser en el bar de un aeropuerto, en una reunión social o donde fuera- y cometía la imprudencia de reconocer ante un ciudadano de ese país que soy escritor de ficciones y procedo de Latinoamérica, éste de inmediato tenía que desenvainar a García Márquez, y lo hacía además con una sonrisa de autosuficiencia, como si me estuviera diciendo “Los conozco, sé de qué van ustedes” (claro que me encontré con otros más silvestres, que alardeaban con Isabel Allende o Paulo Coelho, lo que tampoco hacía diferencia, porque se trata de versiones light y de autoayuda de García Márquez). En los tiempos que corren, sin embargo, esos mismos ciudadanos, en los mismos bares de aeropuertos o en reuniones sociales, han comenzado a desenvainar a Bolaño.

Artículo de Horacio Castellanos Moya. Se puede leer completo [aquí].

Texto completo en inglés [aquí].

Hay Bolaño para rato

noviembre 2, 2009

El chileno Roberto Bolaño dejó tras su muerte una habitación bastante cargada de carpetas con originales que nunca se cansaba de pulir. Así, el año pasado, la agencia de Andy Wylie, que estrenaba su representación, sacó en plena Feria del Libro de Francfort, y gracias a la colaboración de la viuda del escritor, Carolina López, la novela póstuma El tercer Reich (que publicará Anagrama en 2010). Exactamente los mismos protagonistas dieron ayer de nuevo la enésima sorpresa. Ahora, el tan temible como odiado agente anuncia Los sinsabores del verdadero policía.
[…]
Poco se sabe de la nueva novela, sólo que está inconclusa. Según López, se trataría de la que durante 13 años Bolaño fue perfilando entre la escritura de dos de sus grandes títulos: Los detectives salvajes y 2666. Al parecer, el obsesivo y puntilloso escritor habría organizado sus papeles dispersos en carpetas, en algunos casos puliendo y uniendo los fragmentos con miras a una narración como un todo. Por eso, en una especie de giro de calidoscopio, aparecen de nuevo muchos de los personajes e historias presentados ya en 2666.

El resto del artículo, aquí: [El País]

bolaño

Conversación telefónica

octubre 22, 2009

La primera conversación telefónica, la que hizo Pelletier, empezó de manera difícil, aunque Espinoza esperaba esa llamada, como si a ambos les costara decirse lo que tarde o temprano iban a tener que decirse. Los veinte minutos iniciales tuvieron un tono trágico en donde la palabra destino se empleó diez veces y la palabra amistad veinticuatro. El nombre de Liz Norton se pronunció cincuenta veces, nueve de ellas en vano. La palabra París se dijo en siete ocasiones. Madrid, en ocho. La palabra amor se pronunció dos veces, una cada uno. La palabra horror se pronunció en seis ocasiones y la palabra felicidad en una (la empleó Espinoza). La palabra resolución se dijo en doce ocasiones. La palabra solipsismo en siete. La palabra eufemismo en diez. La palabra categoría, en singular y en plural, en nueve. La palabra estructuralismo en una (Pelletier). El término literatura norteamericana en tres. Las   palabras cena y cenamos y desayuno y sándwich en diecinueve. La palabra ojos y manos y cabellera en catorce. Después la conversación se hizo más fluida. Pelletier le contó un chiste en alemán a Espinoza y éste se rió. Espinoza le contó un chiste en alemán a Pelletier y éste también se rió. De hecho, ambos se reían envueltos en las ondas o lo que fuera que unía sus voces y sus oídos a través de los campos oscuros y del viento y de las nieves pirenaicas y ríos y carreteras solitarias y los respectivos e interminables suburbios que rodeaban París y Madrid.

Roberto Bolaño, 2666

dali tlf

mos y desayuno y sándwich en diecinueve. La palabra ojos y
manos y cabellera en catorce. Después la conversación se hizo
más fluida. Pelletier le contó un chiste en alemán a Espinoza y
éste se rió. Espinoza le contó un chiste en alemán a Pelletier y
éste también se rió. De hecho, ambos se reían envueltos en las
ondas o lo que fuera que unía sus voces y sus oídos a través de
los campos oscuros y del viento y de las nieves pirenaicas y ríos
y carreteras solitarias y los respectivos e interminables suburbios
que rodeaban París y Madrid.

El enigma Bolaño, por Andrés Ibáñez

septiembre 23, 2008

Leído en el suplemento cultural de ABC del 20 de septiembre de 2008.

Me contaron una anécdota de Bolaño. Imaginen al autor de Los detectives salvajes en medio de un pequeño grupo de escritores, acodado en la barra de un bar. Decía Bolaño que si quieres ser novelista tienes que ser capaz de resolver el siguiente enigma: dos hombres roban un banco a punta de pistola, se escapan con el botín y se refugian en una cabaña de la sierra. Al final, la policía localiza la cabaña. El botín está intacto en el interior, colocado sobre la mesa. Fuera hay tres tumbas excavadas en la tierra. Dos hombres, tres tumbas. ¿Qué es lo que ha pasado?

(more…)