Posts Tagged ‘2666’

El ocaso, extracto de 2666

abril 1, 2010

Entre las múltiples historias que se entrelazan para formar la novela 2666 de Roberto Bolaño, está la de un escritor soviético llamado Efraim Ivánov. Bolaño cuenta el argumento de la novela con la que Ivánov alcanzó el éxito, y se puede leer pulsando aquí.

Anuncios

Hay Bolaño para rato

noviembre 2, 2009

El chileno Roberto Bolaño dejó tras su muerte una habitación bastante cargada de carpetas con originales que nunca se cansaba de pulir. Así, el año pasado, la agencia de Andy Wylie, que estrenaba su representación, sacó en plena Feria del Libro de Francfort, y gracias a la colaboración de la viuda del escritor, Carolina López, la novela póstuma El tercer Reich (que publicará Anagrama en 2010). Exactamente los mismos protagonistas dieron ayer de nuevo la enésima sorpresa. Ahora, el tan temible como odiado agente anuncia Los sinsabores del verdadero policía.
[…]
Poco se sabe de la nueva novela, sólo que está inconclusa. Según López, se trataría de la que durante 13 años Bolaño fue perfilando entre la escritura de dos de sus grandes títulos: Los detectives salvajes y 2666. Al parecer, el obsesivo y puntilloso escritor habría organizado sus papeles dispersos en carpetas, en algunos casos puliendo y uniendo los fragmentos con miras a una narración como un todo. Por eso, en una especie de giro de calidoscopio, aparecen de nuevo muchos de los personajes e historias presentados ya en 2666.

El resto del artículo, aquí: [El País]

bolaño

Conversación telefónica

octubre 22, 2009

La primera conversación telefónica, la que hizo Pelletier, empezó de manera difícil, aunque Espinoza esperaba esa llamada, como si a ambos les costara decirse lo que tarde o temprano iban a tener que decirse. Los veinte minutos iniciales tuvieron un tono trágico en donde la palabra destino se empleó diez veces y la palabra amistad veinticuatro. El nombre de Liz Norton se pronunció cincuenta veces, nueve de ellas en vano. La palabra París se dijo en siete ocasiones. Madrid, en ocho. La palabra amor se pronunció dos veces, una cada uno. La palabra horror se pronunció en seis ocasiones y la palabra felicidad en una (la empleó Espinoza). La palabra resolución se dijo en doce ocasiones. La palabra solipsismo en siete. La palabra eufemismo en diez. La palabra categoría, en singular y en plural, en nueve. La palabra estructuralismo en una (Pelletier). El término literatura norteamericana en tres. Las   palabras cena y cenamos y desayuno y sándwich en diecinueve. La palabra ojos y manos y cabellera en catorce. Después la conversación se hizo más fluida. Pelletier le contó un chiste en alemán a Espinoza y éste se rió. Espinoza le contó un chiste en alemán a Pelletier y éste también se rió. De hecho, ambos se reían envueltos en las ondas o lo que fuera que unía sus voces y sus oídos a través de los campos oscuros y del viento y de las nieves pirenaicas y ríos y carreteras solitarias y los respectivos e interminables suburbios que rodeaban París y Madrid.

Roberto Bolaño, 2666

dali tlf

mos y desayuno y sándwich en diecinueve. La palabra ojos y
manos y cabellera en catorce. Después la conversación se hizo
más fluida. Pelletier le contó un chiste en alemán a Espinoza y
éste se rió. Espinoza le contó un chiste en alemán a Pelletier y
éste también se rió. De hecho, ambos se reían envueltos en las
ondas o lo que fuera que unía sus voces y sus oídos a través de
los campos oscuros y del viento y de las nieves pirenaicas y ríos
y carreteras solitarias y los respectivos e interminables suburbios
que rodeaban París y Madrid.