Una anécdota de Hipólito G. Navarro

Estaba Hipólito G. Navarro en la Carbonería, en Sevilla. Se presentaba el libro “Calle Aristóteles” de Jesús Ortega. Poli dijo que le traía recuerdos la Carbonería, que allí asistió como finalista del premio de novela de vanguardia Blanco White, hace la tira de años.

Por esa época Poli estaba estudiando en Sevilla y escribía cuentos. Se atrevió con el concurso de novela vanguardista, pero a pocos días de acabarse el plazo de entrega se dio cuenta de que 150 folios eran muchos folios. De ahí que viendo que el plazo vencía, se inventase que dado que sus personajes eran muy supersticiosos, se negasen a salir en el capítulo 13. Capítulo por cierto de 20 páginas (en blanco). Ya en el último capítulo, viendo que la cosa no iba a llegar a los 150 folios, mandó a los personajes a un manicomio, y los encerró en diferentes habitaciones. Eso le permitió que se hablasen por la ventana, de página en página, de manera que si en una uno decía “¿Estás ahí?” en la página siguiente el otro podía responder con un “¡Sí!”.

Poli, con la gracia que le caracteriza, dijo que el jurado debió considerarlo muy de vanguardia, porque le hizo finalista.

Y a continuación, siguió con la presentación.

Hipólito G. Navarro

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: