Al otro lado de los ladridos

kaiser

Hablar (más bien escribir) de Rayuela, del realismo visceral, de los puentes sobre el Rhin, de Botticelli y del Decamerón.

¿Pero cómo hacerlo cuando hay tanto de que ocuparse al otro lado de los ladridos?

2 comentarios to “Al otro lado de los ladridos”

  1. Remulo Urgregi Says:

    El día que decidí convivir con un perro tuve que adoptar el compromiso de que al menos tres veces al día lo sacaría a mear. El animal necesita oler, marcar el territorio, conocer mundo. Y aunque es mucha pensión, todo se compensa cuando un día inesperado ladra por la ventana, como si los viandantes lo andaran escuchando.
    Un saludo.

  2. boccherini Says:

    Gracias por tu ladrido a través de la ventana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: