Esquilo

Si viajo en 2600 años al pasado y me encuentro como hoy, siendo viernes, al menos esperaría caer en Atenas, pues allí estrenaba Esquilo.

¡Ochenta tragedias compuestas! A nuestros días han llegado siete más algunos fragmentos. Leo que obtuvo doce victorias en vida en las Olimpiadas que celebraban los dramaturgos atenienses, más trece que obtuvo póstumamente, pues en un códice del siglo X conocido como Mediceus Laurentianus se narra que “Los atenienses amaron tanto a Esquilo que votaron que, después de su muerte, cualquiere pudiese formar un coro para representar sus obras”.

El epitafio que el propio Esquilo redactó para su sepultura dice así:

En esta tumba yace Esquilo, hijo de Euforión,
Ateniense, muerto en Gela, la rica en trigo,
De su valor que hable el afamado bosque de Maratón,
y el Medo de larga cabellera, que bien lo ha probado.

Dice Luis Alberto de Cuenca acerca de estos cuatro versos: “Hay algo de enorme, de sublime y de exquisitamente raro en llegar a la cumbre de la creación literaria y querer ser, en el espejo de las generaciones venideras, un simple combatiente en el sagrado bosque de Maratón, una simple espada en defensa de un territorio”.

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: