San Jorge y el dragón

En el siglo XX a.C., en un lago cerca de la ciudad de Silene, en Libia, vivía un dragón. Con frecuencia, se arrastraba hasta las murallas de la ciudad, envenenando con su aliento a todo aquel que se le acercara. Para apaciguar al dragón, cada día le sacrificaban un cordero y una víctima humana. Aconteció entonces que echando a suertes qué hombre o qué mujer serían ofrecidos al dragón, un día la suerte recayó en Sabra, la hija del rey, que aceptó estoicamente su desgracia por el bien de la ciudad. No obstante, cuando se encaminaba al lago para cumplir su fatal destino, San Jorge llegó montado en su caballo y preguntó a Sabra el motivo de su tristeza. Fue entonces cuando apareció el dragón y Jorge arremetió valientemente con su lanza, hiriéndolo aunque sin matarlo. El caballero rodeo el cuello del dragón con el cinturón de la princesa para llevarlo triunfalmente a la ciudad, donde le dio muerte con un certero golpe de espada en presencia del pueblo que le aclamó como un héroe.

Esto es aproximadamente lo que se cuenta en “La leyenda dorada“, una coleccion de relatos hagiográficos reunidos por Santiago de la Vorágine, arzobispo de Génova a mediados del siglo XIII.

El cuadro que ilustra esta entrada en el blog es de Paolo Uccello y se encuentra en la National Gallery de Londres. Otra versión menos espectacular que el  pintor sobre el mismo tema se puede encontrar en el museo Jacquemart-André de París.

Además de la siempre útil Wikipedia, me he valido del libro “Pinturas que cambiaron el mundo” de Klaus Reichhold y Bernhard Graf.

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: