El último hombre

Zacarías sobrevivió a la destrucción nuclear. La mañana siguiente a la explosión era el último hombre en la Tierra. Pasó una semana encerrado en su casa, hasta que el lunes siguiente la escasez de comida fue haciéndose patente y se decidió a salir.

Sacó el coche del aparcamiento mientras el modo aleatorio de su iPod le obsequiaba con un tema de los Smash. Habría preferido arrancar el coche y escuchar algo como Help! I need somebody! Help! o quizá un It’s the end of the world as we know it, pero no, al garrotín, al garrotán, de la vera vera vera de San Juan. Zacarías indicó un giro a la derecha con el intermitente y metió segunda.

Una semana después, Zacarías dejó de respetar los stop. Sin embargo, aún se sorprendía inmóvil ante el rojo de los semáforos, con la vaga esperanza de cruzarse con algún otro ser humano.

E.B.

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: