Archive for 26 mayo 2008

El último hombre

mayo 26, 2008

Zacarías sobrevivió a la destrucción nuclear. La mañana siguiente a la explosión era el último hombre en la Tierra. Pasó una semana encerrado en su casa, hasta que el lunes siguiente la escasez de comida fue haciéndose patente y se decidió a salir.

Sacó el coche del aparcamiento mientras el modo aleatorio de su iPod le obsequiaba con un tema de los Smash. Habría preferido arrancar el coche y escuchar algo como Help! I need somebody! Help! o quizá un It’s the end of the world as we know it, pero no, al garrotín, al garrotán, de la vera vera vera de San Juan. Zacarías indicó un giro a la derecha con el intermitente y metió segunda.

Una semana después, Zacarías dejó de respetar los stop. Sin embargo, aún se sorprendía inmóvil ante el rojo de los semáforos, con la vaga esperanza de cruzarse con algún otro ser humano.

E.B.

Anuncios

Gran naturaleza muerta americana #2

mayo 20, 2008

En representación de la naturaleza: unas flores de aspecto artificial y una pera poco apetecible. Los verdaderos protagonistas: una botella de bourbon, un paquete de cigarrillos. Son nuevos. Simbolizan el consumo. Es pop.

Gran naturaleza muerta americana #2 es una obra del artista norteamericano Tom Wesselmann

El viaje alucinante del profesor Hoffmann

mayo 18, 2008

Hacía cinco años que había abandonado sus investigaciones acerca del dietilamida de ácido lisérgico al no encontrarle ninguna utilidad aparente. Sin embargo, como siguiendo un curioso presentimiento, ahí estaba de nuevo en los laboratorios Sandoz de Basilea esa tarde de abril de 1943 trabajando con él. Albert Hoffmann, químico suizo, sintió una sensación extraña y se fue a casa antes de lo habitual. Una vez allí, se tumbó en el sofá y el mundo explotó. El mundo se disolvió en un kaleidoscopio de colores, formas, espirales y luz.

El lunes siguiente Hoffmann decidió experimentar disolviendo 0.25 miligramos de LSD diluidos en 10cc de agua. ¿Era esa sustancia la que le había provocado las visiones tres días antes? Por su experiencia con otros alcaloides Hoffmann decidió que era una dosis apropiada. Bebió el vaso y no ocurrió nada.

No ocurrió nada hasta las 5 de la tarde, hora en que el laboratorio empezó a deformarse a la vez que Hoffmann notaba una especial dificultad para hablar de forma inteligible. Le pidió a su asistente de laboratorio que le acompañase a casa y ambos emprendieron uno de los viajes en bicicleta más famosos de la historia. Un viaje alucinante.

Hoffmann peladeaba con vigor pero no notaba que avanzase. Una sensación de inmovilidad le invadía. Cuando llegó a su casa los muebles giraban y sufrían extrañas mutaciones. En medio de las alucinaciones Hoffmann fue capaz de pedirle a su asistente un vaso de leche, un signo de lucidez por su parte pues ésta sirve de antídoto para numerosos venenos. El vaso le fue servido por una bruja con una máscara de colores. Hoffmann se asustó. ¿Estaba siendo poseido por el diablo? Gritó y se estremeció en el sofa. Sintió que se moría.

Sin embargo al rato volvieron las imágenes maravillosas. Imágenes que se abrían y se cerraban en círculos y espirales. Cada sonido provocaba colores. Su doctor no encontró nada extraño en él físicamente salvo sus pupilas extremádamente dilatadas. La sustancia abandonó su cuerpo y al día siguiente Hoffmann se sintió profundamente cambiado, fresco y con la mente clara.

La sensación de unión con la naturaleza, de comprensión de la creación, le hizo que había encontrado el sacramento de la edad moderna: un antídoto para el hastío provocado por el consumismo, la industralización y la crisis espiritual de su épica.

En los años sesenta, Timothy Leary, profesor de Harvard le contó a sus alumnos las maravillas del LSD. Su consumo se volvió una epidemia. Se ingería de forma impura y pronto fue culpada de accidentes, asesinatos e intentos fallidos de volar.

El sueño de Hoffmann se corrompió y con él la humanidad volvió a perder una oportunidad, una vez más.

Albert Hoffmann falleció el 29 de abril de 2008 a la edad de 102 años.

Strangers in the night

mayo 14, 2008

Frank Sinatra, 12 de Diciembre de 1915 – 14 de Mayo de 1998.

Strangers in the night exchanging glances
Wond’ring in the night
What were the chances wed be sharing love
Before the night was through.

Something in your eyes was so inviting,
Something in you smile was so exciting,
Something in my heart,
Told me I must have you.

Strangers in the night, two lonely people
We were strangers in the night
Up to the moment
When we said our first hello.
Little did we know
Love was just a glance away,
A warm embracing dance away and –

Ever since that night we’ve been together.
Lovers at first sight, in love forever.
It turned out so right,
For strangers in the night.

En junio de 1966, “Strangers in the night” fue número 1 de la lista de éxitos británica durante 3 semanas. Lo precedió “Paint it, black” de los Rolling Stones y fue sucedido por “Paperback Writer” de los Beatles. Buena época para la música popular.

Tal día como hoy, hace 43 años…

mayo 12, 2008

(I Can’t Get No) Satisfaction en Wikipedia

El vídeo es de una actuación en el show de Ed Sullivan, un año después, en 1966.

Un Pentecostés artúrico

mayo 11, 2008

“Y así terminaron las aventuras de las Bodas del Rey Arturo, y al cabo se dictaron las leyes de la Tabla Redonda y todos los caballeros de la hermandad juraron cumplirlas. Juraron que jamás usarían de la violencia sin un buen propósito, para no incurrir en asesinato o traición. Juraron por su honra ser clementes cuando les pidieran clemencia, y proteger a las doncellas, damas, señoras y viudas, y defender sus derechos sin jamás someterlas por la fuerza a sus deseos carnales. Y prometieron no luchar nunca por una causa injusta o en provecho personal. Todos los caballeros de la Tabla Redonda adhirieron a este pacto, y todos los años, en Pascua de Pentecostés, renovaban el juramento.”

Lo cuenta John Steinbeck en “Los hechos del Rey Arturo y sus nobles caballeros”. Fue también en Pentecostés cuando Sir Galahad fue llevado a Camelot , sentándose en el asiento peligroso, plaza vacante de la tabla redonda reservada por Merlín para aquel que sería capaz de encontrar el Santo Grial. Esto lo relata Sir Thomas Malory en “La muerte de Arturo”.

Y para terminar este post artúrico, esta es una ilustración Howard Pyle, de su libro “Los caballeros del Rey Arturo”:

El libro completo de Howard Pyle se puede encontrar en inglés aquí.

Aleteio el vidente

mayo 9, 2008

Los sábados se llama Aleteio, y es vidente. Esos días se levanta tarde, nunca antes de las doce, cansado y con dolores fruto de la noche y los excesos. Tras un desayuno, o no, porque a veces de tarde la hora se acerca demasiado a la del almuerzo, se sienta frente al ordenador y prepara los horóscopos de la semana, que esa misma tarde enviará por e-mail a la redacción del periódico del pueblo.

Bajo el nombre de Aleteio, en su columna del horóscopo, siempre aparece la foto de un tipo con pelo largo y negro, barba poblada y ojos penetrantes. Agustín es imberbe, tiene los párpados ligeramente caídos y una cara de funcionario que no puede con ella. Y de hecho, esa era su idea, hacerse funcionario como su padre y como ya antes lo fue su abuelo. Pero las oposiciones se torcieron, y al no ver futuro en el tema comenzó con todo esto de la videncia.

“Tauro: Deberías buscar tiempo para disfrutar del descanso”, “Libra: Se avecinan tensiones en el trabajo”, “Leo: No quieres dar tu brazo a torcer, pero luego lamentarás las discusiones”. Aleteio se permite a veces el divertimento de escribir algo así como “Capricornio: Rojo es el color y 7 tu número. Búscalo”. Pero sin duda, lo mejor de su profesión es cuando el viernes por la noche, cuando aún se llama Agustín, acodado en la barra de un bar intercambia números de teléfono con desconocidas que inocentemente, entre estudias o trabajas, dos con cola y uno con seven up, diez de diciembre, qué casualidad yo el mes siguiente, enero. Así que ahora que Agustín sabe que se trata de una Sagitario, le pide que el lunes siguiente lea su horóscopo en el diario local, le pide que no lo olvide, y ella extrañada acepta.

A la mañana siguiente, Aleteio teclea en el ordenador “Sagitario: El viernes conociste a alguien muy especial, trata de reencontrarlo”. Entonces pulsa “Enviar” y apaga el ordenador mientras una sonrisa se dibuja en su rostro.

El lunes suena el móvil de Agustín, y más tarde, decenas de parejas se reencuentran al caer la noche en el pueblo.

E.B.

El baile de las comas

mayo 7, 2008

Normalmente las comas se comportan, son obedientes. Están donde tienen que estar, en su sitio. Pero hay veces que tras una tos, o un sorbo de agua mal dado comienza el, baile de las comas. Y parece que lo que uno dice a partir, de entonces pierde credibilidad y respeto y se hacen mil, trucos como beber agua boca abajo o con, la nariz tapada. Pero el baile de las comas ha, comenzado y no parará hasta que uno olvide que, tiene hipo.

E.B.

La palabra escrita

mayo 4, 2008

“Conservamos intacta nuestra confianza absoluta en la potencia explosiva de la palabra escrita cuando entra en resonancia con la experiencia vivida”.

Lo dice el editor Amador Fernández Savater en las páginas de El País. Concretamente en este reportaje sobre sellos literarios independientes en España.