Microcuento

El cura alzó la voz y dijo “Vete a vender todo lo que tienes y dáselo a los pobres, que Dios será tu riqueza”. Y en la iglesia se escuchó el eco de un amén, aunque minutos más tarde, en el cepillo no hubiese moneda por valor mayor de un euro.

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: